Se podría decir que nuestra forma de estar en el mundo se ve condicionada  nuestra genética y por los rasgos que configuran nuestra personalidad. Durante mucho tiempo hemos dicho que “soy así, no puedo cambiar”. Pero no es cierto, la neurobiología y los modelos modernos de gestión del carácter no sólo nos dan información acerca de que podemos cambiar, sino que además nos proponen cómo hacerlo.

La gestión del carácter nos acerca a nuestra mejor versión. Y ello nos ayuda no sólo a relacionarnos mejor con los demás, sino también a rendir mejor en nuestros desempeños diarios, a ser más felices y a acercarnos a la plenitud a la que estamos llamados. Si quieres profundizar sobre todo esto puedes ver el curso de la Escuela de Rendimiento y Bienestar “Tu mejor versión. Los MMB y la gestión del carácter“.