Un liderazgo efectivo supone la mezcla en algún grado de los diferentes tipos de habilidades de liderazgo. Por tanto, el liderazgo efectivo requiere una variedad de habilidades o competencias que influyan en uno/a mismo/a, en las relaciones con los colaboradores, en los objetivos y el sistema en el que se actúa. Así, la propuesta para la generación de un estado de liderazgo efectivo no puede dejar de ofrecer herramientas como las de esta sala.

Utiliza las siguientes herramientas en función de la necesidad concreta que tu actividad de liderazgo requiera. Puedes acceder a ellas reactivamente, cuando se requiera algún tipo de gestión, y también proactivamente, anticipándote a las situaciones y generando rutinas para el fortalecimiento del estado de liderazgo. Estas rutinas pueden incorporarse a la agenda al comienzo de la jornada, en algún tiempo concreto en medio de la jornada, o al final de la jornada.